Ciudad de Dios

Para estos días violentos, una historia de amor del brasileño Rubem Fonseca (1925). El cuento apareció primero, justamente, en el libro Historias de amor (1997); la traducción es de Romeo Tello Garrido.

[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»]

CIUDAD DE DIOS
Rubem Fonseca

Su nombre es João Romeiro, pero es conocido como Zinho en la Ciudad de Dios, una favela en Jacarepaguá, donde controla el tráfico de drogas. Ella es Soraia Gonçalves, una mujer dócil y callada. Soraia supo que Zinho era traficante de drogas dos meses después de que empezaron a vivir juntos en un condominio de clase media alta en la Barra de Tijuca. «¿Te molesta?», preguntó Zinho y ella contestó que ya había tenido en su vida un hombre dedicado al derecho que no pasaba de ser un canalla. En el condominio Zinho es conocido como vendedor de una firma de importaciones. Cuando llega una partida grande de droga a la favela, Zinho desaparece por unos días. Para justificar su ausencia Soraia dice a las vecinas que encuentra en el playground o en la piscina que la firma tiene viajando al marido. La policía anda tras él, pero sólo sabe su apellido, y que es blanco. Zinho nunca ha estado preso.
      Hoy por la noche Zinho llegó a la casa luego de pasarse tres días distribuyendo, en sus puntos, cocaína que envió su proveedor de Puerto Suárez, y marihuana que llegó de Pernambuco. Fueron a la cama. Zinho era rápido y rudo y luego de joder a la mujer le daba la espalda y se dormía. Soraia era callada y sin iniciativa, pero Zinho la quería así, le gustaba ser obedecido en la cama como era obedecido en la Ciudad de Dios. “¿Antes de que te duermas te puedo preguntar una cosa?” “Dime rápido, estoy cansado y quiero dormir, amorcito.” “¿Serías capaz de matar a una persona por mí?” “Amorcito, maté a un tipo porque me robó cinco gramos, ¿crees que no voy a matar a un sujeto si me lo pides? Dime quién es. ¿Es de aquí, del condominio?”
      “No.”
      “¿De dónde es?”
      “Vive en Taquara.”
      “¿Y qué te hizo?”
      “Nada. Es un niño de siete años. ¿Has matado algún niño de siete años?”
      “He mandado que agujeren las palmas de las manos a dos mierditas que desaparecieron con unos paquetes, para que sirva de ejemplo, pero creo que éstos tenían diez años. ¿Por qué quieres matar a un negrito de siete años?”
      “Para hacer sufrir a su madre. Ella me humilló. Me quitó a mi novio. Me hizo menos, a todo el mundo le decía que yo era una burra. Luego se casó con él. Ella es rubia, tiene ojos azules y se cree lo máximo.”
      “¿Quieres vengarte porque te quitó a tu novio? Todavía te gusta ese puto, ¿verdad?”
      “Sólo me gustas tú, Zinho, eres todo para mí, ese mierda del Rodrigo no vale nada, sólo siento desprecio por él. Quiero hacer sufrir a la mujer porque me humilló, me llamó burra delante de todos.”
      “Puedo matar a ese puto.”
      “A ella ni siquiera le gusta él. Quiero hacer que sufra mucho. La muerte del hijo deja a las madres desesperadas.”
      “Está bien. ¿Sabes dónde vive el niño?”
      “Sí.”
      “Voy a mandar que cojan al niño y lo lleven a Ciudad de Dios.”
      “Pero no hagas que el niño sufra mucho.”
      “Si la puta ésa se entera que el hijo murió sufriendo es mejor, ¿o no? Dame la dirección. Mañana mando que hagan el trabajo, Taquara está cerca de mi base.”
      Por la mañana bien temprano Zinho salió en el carro y fue a Ciudad de Dios. Permaneció dos días fuera. Cuando volvió, llevó a Soraia a la cama y ella obedeció dócilmente a todas sus órdenes. Antes de que él se durmiera, ella preguntó, “¿hiciste lo que te pedí?”
      “Cumplo lo que prometo, amorcito. Mandé a mi personal a que cogieran al niño cuando iba al colegio y que lo llevaran a Ciudad de Dios. En la madrugada le rompieron los brazos y las piernas al negrito, lo estrangularon, lo cortaron todo y luego lo tiraron en la puerta de la casa de la madre. Olvida a ese mierda, no quiero oír hablar más de ese asunto”, dijo Zinho.
      “Sí, ya lo olvidé.”
      Zinho le dio la espalda a Soraia y se durmió. Zinho tenía un sueño pesado. Soraia se quedó despierta oyendo roncar a Zinho. Después se levantó y tomó un retrato de Rodrigo que mantenía escondido en un lugar que Zinho nunca descubriría. Siempre que Soraia miraba el retrato del antiguo novio, durante todos aquellos años, sus ojos se llenaban de lágrimas. Pero ese día las lágrimas fueron más abundantes.
      “Amor de mi vida”, dijo, apretando el retrato de Rodrigo contra su corazón sobresaltado.[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]


Comentarios

16 respuestas a «Ciudad de Dios»

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Para estos días violentos, una historia de amor del brasileño Rubem Fonseca (1925). El cuento apareció primero, justamente, en el libro Historias de amor (1997); la traducción es de Romeo Tello Garrido. Rubem Fonseca (foto: m…..

  2. […] This post was mentioned on Twitter by Alberto Chimal. Alberto Chimal said: Un cuento de amor de Rubem Fonseca: http://bit.ly/KutGE […]

  3. Un cuento de amor de Rubem Fonseca: http://bit.ly/KutGE

  4. RT@albertochimal Un cuento de amor de Rubem Fonseca: http://bit.ly/KutGE

  5. Avatar de Jimena M. Vázquez
    Jimena M. Vázquez

    Tuve que leer El leve Pedro para recuperar el optimismo…

  6. Yo yo…tengo muchas preguntas 😀 Sobretodo acerca del título. Es un cuento contundente y terrible de todos modos.

    Gracias Alberto!

  7. Me alegra que lo hayas recuperado, Jimena. 🙂

    Según entiendo, es cierto que el lugar se llama así, Fernando. De ahí viene también el nombre de la película. De tus otras preguntas, ¿cuáles son?

    Saludos a todos…

  8. […] he tomado la libertad de copiar del blog de Alberto Chimal, de quien ya hemos escrito aquí y a quien hemos tenido en el programa alguna vez, un cuento […]

  9. Avatar de Ricardo
    Ricardo

    Hola Alberto,

    El cuento es excelente y de una crudeza que impacta y también deprime. Sobre Ciudad de Dios es una fabela que está en las periférias de Río de Janeiro que saltó a la fama internacional por la película del mismo nombre (Ciudad de Dios) dirigida por Fernando Meirelles y Kátia Lund y protagonizada por Matheus Nachtergaele, Seu Jorge, Alexandre Rodrigues y Leandro Firmino da Hora. Está basada en la novela de Paulo Lins (quien vivió allí). Es una película también excelente y también bastante cruda. Un saludo a todos

  10. Gracias por el enlace, Elvis. 🙂

    Ricardo, un gusto leerte nuevamente. Gracias por los datos; realmente es muy buena esa película de Meirelles, ¿no?

    Saludos a todos.

  11. Avatar de brenda
    brenda

    hola me gustaria saber por que se llama ciudad de dios la pelicula

    las agradeseria muchysimooo …….
    si me contestan
    lo nesesito para el lunes/9/09

    grasias…………………………

    1. Avatar de caro
      caro

      Hola..
      Queria saber por qué se llama «Ciudad de Dios» la pelicula!?
      Lo necesito lo más rápido posible.. por favor! =)
      Gracias!

  12. esto fue la mejor pelicula que me he podido ver, esto fue de lo mejo nunca avia visto algo asi como cuando se metieron al mote a asaltar y el niñito dio una falsa alarma todos salieron corriendo pero el niño se entro y remato a todas las personas que estaban dentro de el motel.

  13. Avatar de liliana vazquez galvan
    liliana vazquez galvan

    yo creo que este cuento, fue muy bobo y sencillo , por que solo describio a una pareja , en la cual no habia amor y ella a traves de su esposo se venga con con la muerte de el hijo de una vieja que le quito al novio , aburrido y no resuelven nada , solo klo matan

  14. Avatar de marcela
    marcela

    ; ¿porque se llama ciudad de dios el lugar?

  15. Hola a todos. Creo que, al margen de cualquier otra consideración, el título (tanto de este cuento como de la película, que no tienen relación entre sí) intenta ser irónico.
    Saludos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.