Actualización: este viernes 9 de marzo a las 20:00 se presenta SIETE en la librería Tipos Infames (San Joaquín #3, Madrid). Comentarán Juan Carlos Márquez y Matías Candeira.

Una niña viaja a un mundo paralelo en el que la Unión Soviética no ha dejado de existir. Un grupo de narcotraficantes descubre que Dios, literalmente, está de su lado. Un niño se convierte en víctima de la otra gente, la que solo puede verse con los ojos cerrados. Leonardo DiCaprio se embarca en un viaje por los sueños del cine… o por sus pesadillas.

Una alegría rara que, pensé, no llegaría nunca: del 5 al 10 de marzo estaré en Madrid, España, para promover un libro nuevo que se publica allá: Siete, una antología de mis mejores cuentos. Su selección y prólogo fueron obra de Antonio Jiménez Morato y será publicada por la editorial Salto de Página. Después de la traducción al italiano de Grey (Gregge, realizada por Caterina Camastra y publicada por BiblioFabbrica en 2009), éste es el primer libro mío en solitario que se publica fuera de México. Y, desde luego, es el primero en español.

Una de las ilusiones que más se imponen a los escritores mexicanos (al menos, desde finales del siglo XX) es publicar en el extranjero, para obtener la validación «de fuera» o (más cínicamente) con la intención de encontrar lectores que aquí no siempre se ven: para «llegar a mercados mayores». En cuanto a mí, me interesa más la posibilidad de que el libro –como constancia o resultado de un proceso muy largo: de un camino difícil que nunca hubiera podido prever– encuentre sus lectores y de que ellos encuentren en él una visión (o muchas visiones) que puedan interesarles. Mejor aún, que los asombren: que los sacudan. No es sólo que el libro llega mucho más tarde de lo que hubiera deseado el adolescente que era cuando comencé a escribir en serio (contra lo que se dice más frecuentemente, la rapidez con la que llegan las recompensas tampoco garantiza nada); además, yo mismo me he encontrado con un par de sorpresas que me gustaría que se transmitieran. Los cuentos son muy diferentes pero hay ciertos temas, ciertas formas comunes, y por encima de todas ellas la imaginación como principio: la imaginación fantástica (la que puede verse en mucho de mis textos más conocidos) y también el grado mínimo de la imaginación que está en las fantasías privadas, en los sueños y las pesadillas. Ver el libro es descubrir algo nuevo sobre esto y sobre la búsqueda que es el escribir. Ese descubrimiento también puede ser parte de la experiencia de otros.

Se puede leer un adelanto de Siete ahora mismo: algunos de sus textos ya están reproducidos en internet, y de hecho, los cuentos «Mogo», «La Pasión según la sombra» y «Álbum» (además de un fragmento de mi novela corta Shanté) se encuentran en este mismo sitio. Salto de Página ha publicado también una versión en PDF del cuento «Se ha perdido una niña», que abre el volumen. Pero además del material ya publicado (incluyendo otros textos que se encuentran en mis libros anteriores, muchos de ellos ya agotados o difíciles de encontrar) hay textos nuevos: veinte historias diminutas de robots; el cuento de varias mujeres alrededor de un hombre monstruoso; la historia del Club de los Seis, la de la mujer que caminaba para atrás, la de los narcos que encontraron a Dios…

El prólogo del libro dice:

Nada de tipismo, nada de referentes generacionales, mejor olvidarse de las ideas preconcebidas al acercarse a estas páginas. ¿Qué esconden, pues, las narraciones de Alberto Chimal? Historias. Tan sencillo como eso, un sinfín de historias que lo convierten en uno de los fabuladores más sorprendentes de la literatura en castellano.

Todo es sumamente halagador, por supuesto, pero de momento me quedaré con esto: hay mucho por descubrir en Siete, y tengo muchas ganas de ver lo que sucede cuando comience a descubrirse.

Agradezco a Antonio Jiménez Morato por el esfuerzo para crear (y promover inicialmente) la antología, y a Pablo Mazo, editor de Salto de Página. Allá vamos.