Ha muerto en París Chris Marker. Será recordado, sobre todo, como cineasta, aunque fue un artista mucho más variado: escritor, fotógrafo, creador de ficciones, ensayista y documentalista.

Fue también un artista audaz. Toda su obra está hecha desde una voluntad de encontrar los límites de los medios a su alcance, y así fue capaz de crear grandes meditaciones sobre el transcurrir del tiempo, o sobre la memoria (dos de sus temas favoritos), con presupuestos mínimos y equipo casero.

Fue un artista secreto, alejado casi siempre de los grandes públicos y reacio a dar entrevistas o hablar de sí mismo. Según la leyenda, en muchas ocasiones mandó fotos de su gato a los periodistas que deseaban una foto de él.

Y fue también, en fin, un gran adelantado: sus documentales son las grandes profecías no reconocidas de los últimos cien años, pues muestran preocupaciones del temprano siglo XXI desde lo profundo del XX. Cómo crecía y crecía nuestra percepción de los detalles del mundo; cómo se iba disgregando nuestra percepción de su totalidad por esa sobrecarga de información; cómo nos esforzábamos por sobrevivir en un entorno cada vez menos humano.

Fotograma de Gatos colgados (2004) de Chris Marker. Fuente: policiclos.com.ar

Dejo aquí su película más famosa: La jetée (1962), que es una de sus obras maestras. El filme viajó a Hollywood, donde inspiró una de las mejores remakes de la historia (12 monos de Terry Gilliam), pero a pesar de esto, y de los cincuenta que han pasado desde su estreno, sigue siendo una obra poderosa –innovadora, extraña, conmovedora– sobre la memoria y el tiempo. Esta copia está subtitulada en español.

(Nota del 6 de agosto: el video que había enlazado originalmente ha sido suprimido. He aquí otra copia. Esperemos que dure.)

(Extra: otra película completa de Marker, Level Five, de 1996.)

(Y otro extra: hay películas, fotos y mucho más –aunque todo en francés solamente– en Gorgomancy.net, el sitio del propio Marker.)