Estoy muy contento: acaban de aparecer cuatro libros de asistentes a mi taller. Ninguno de ellos, por supuesto, se debe a mí, sino al trabajo de cada uno de sus autores. Pero los talleres, si valen aunque sea un poco la pena, permiten este gusto: estar allí, por un breve tiempo, para acompañar el crecimiento de proyectos de escritura y de las personas que los emprenden.

Pablo Mata Olay obtuvo el premio El Barco de Vapor 2010 con su novela Llaves a otros mundos, un texto que ahora aparece publicado por SM, será lanzado próximamente en librerías de todo el país y va a revelar a un nuevo creador de historias para niños y jóvenes.

clic para ampliar

María Elena Sarmiento publica Cuentos del cuerpo (Felou): una colección de historias que tratan de diversas formas la relación entre la conciencia y la materia que nos forman…

clic para ampliar

…y también Jantipa. ¿El gran amor de Sócrates? (Ediciones B), una novela histórica sobre ese personaje fascinante de la cultura griega. De éste debo la foto y la colocaré pronto.

Quique Ruiz, por su parte, publica Neftis Amonet y otros relatos (El Under), un libro de cuentos imaginativos, irreverentes y extraños que une cultura pop, elementos fantásticos y más.

clic para ampliar

El auténtico trabajo de taller, al igual que sus rigores, tiene sus recompensas. Lo mejor que puede pasarle a un tallerista es saber que quienes tomaron clase con él no lo imitarán y llegarán lejos. Por esta razón estoy contento.