Hace algún tiempo ya apareció el resultado de una encuesta de la revista mexicana Nexos, que preguntó a más de un centenar de escritores destacados cuáles eran las tres mejores novelas publicadas en México en los últimos treinta años. Los libros con más votos en la lista fueron, en orden, Noticias del Imperio de Fernando del Paso, Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco y Crónica de la intervención de Juan García Ponce.

Se podría discutir mucho todavía en relación con la lista: precisamente animar la discusión era el objetivo declarado de Nexos, pero los temas más socorridos fueron (como acostumbra suceder) los más triviales: quiénes votaron, quién los seleccionó, por qué está tal o cual novela y no tal otra, con qué «derecho» Nexos hacía la encuesta, etcétera: lo normal en un país retrasado como el nuestro, en el que muchas personas creen que «artista» es sinónimo de «pretencioso» o «despreciable», muchos escritores (por cierto: son personas también) no se acostumbran aún a no contar más con los afectos del poder político y éste, por lo demás, exhibe una ignorancia y un desinterés sumamente notables: no pasamos de las artes como «sano entretenimiento», entre el pasmo general y el abandono aparente de cualquier propósito de mejorar el sistema educativo nacional.

porta_colina.jpgHace algún tiempo también, Miguel Ángel Muñoz, en su excelente bitácora El síndrome Chéjov, invitó a votar para hacer una lista de los mejores libros de cuentos de los últimos 25 años. (Los detalles, por supuesto, allá.)
Por mi parte, más limitado, y tardísimo, propongo de todas formas la siguiente pregunta: ¿cuáles serán (cuáles les parecen a ustedes) los mejores libros de cuentos escritos por autores de América Latina en los últimos treinta años? Creo que tiene sentido plantear la cuestión, más específica: sobre todo en México, como se sabe, la peor novela llama más la atención que el mejor libro de narraciones breves, y sospecho que la lista que podría compilarse incluiría más de una sorpresa. Propongo, de entrada, una adición recientísima: Portarrelatos de José de la Colina, publicado por Ficticia. Los comentarios de esta nota está abiertos para quien quiera proponer otros títulos, y se agradecerá, además, cualquier justificación o comentario de los textos elegidos.

Nota de las 2 de la tarde: a pedido de Hernán, propongo una precisión: elijamos aquellos libros que consideremos mejores, que nos «lleguen», que nos parezcan de calidad innegable; digamos por qué. Yo iré creando una lista con lo que digan aquí. Saludos…

Nota del 19 de octubre: una primera lista preliminar de los libros sugeridos hasta ahora está en esta nota.