Si a la palabra perdido, el adjetivo que significa “que no tiene o no lleva destino determinado” y tiene otras cuatro acepciones en el Diccionario de la Real Academia Española, se le agrega la sílaba cu en el sitio apropiado, tenemos la palabra percudido, que no está en el DRAE pero en mi tierra (y en muchos lugares de México, al menos) quiere decir “sumamente sucio”, con la implicación de que la suciedad de la que se está hablando es tanta y lleva tanto tiempo sobre el objeto sucio que será difícil o imposible eliminarla. Se usa mucho al hablar de prendas.

La idea de esta semana es encontrar un par de palabras semejante a perdido y percudido –diferentes sólo por una sílaba que no es la primera ni la última– y emplearlas en una breve historia. Dentro de la misma, las dos palabras, sean adjetivos o no, deben relacionarse con un solo personaje u objeto. “Un pantalón perdido por mucho tiempo está, al ser hallado, muy percudido” (digamos) no es un argumento espectacular, pero sin duda a ustedes se les ocurrirán otros mejores.