Un recorte interesante. En una carta enviada a Ingmar Bergman en 1960 (y exhibida apenas en el blog Letters of Note), Stanley Kubrick escribió lo siguiente:

allow me to say you are unsurpassed by anyone in the creation of mood and atmosphere, the subtlety of performance, the avoidance of the obvious, the truthfullness and completeness of characterization. To this one must also add everything else that goes into the making of a film.

Traduzco:

… permítame decir que nadie lo sobrepasa en la creación de ambiente y atmósfera, la sutileza de interpretación, la evitación de lo obvio, lo veraz y completo de la caracterización. A esto se debe agregar todo lo demás que tiene que ver con la hechura de una película.

La distinción puede parecer extraña, y más todavía la primacía dada a todo lo que no es estrictamente cinematográfico (Kubrick, a quien algunas personas consideran un artista frío y sólo interesado en los aspectos técnicos de la cinematografía, no dice una palabra de encuadres, movimientos de cámara, edición, lentes, película, iluminación, etcétera).
      Pero Kubrick tiene razón: la técnica no es nada si no sirve para eso otro: para decir algo sobre lo que entendemos como lo humano. Así ocurre también en las otras artes, incluyendo la escritura.

* * *

Estoy por dar un brevísimo taller de escritura para blogs en Campus Party. Para apoyar lo que diré hice esta breve presentación, que (espero) tendrá parte del espíritu de la carta de Kubrick y podrá ser útil a alguien.

(La imagen inicial es una nota en un blog de varios que tuvo una escritora a la que nunca conocí, y que firmaba como “Lisa Benjamenta”, a mediados de la década pasada. Eran blogs de poesía y, creo, no malos. Luego ella desapareció sin dejar rastro y sus textos siguen allí.)