Cuentos completos de Jack Torrance

He aquí el primer juego literario del año. En El resplandor, una novela de Stephen King, se dice de un personaje que

En Stovington había sido una pequeña luminaria, un escritor norteamericano en gradual florecimiento, quizá, y sin duda un hombre con condiciones para enseñar ese gran misterio de la creación literaria. Había publicado dos docenas de cuentos. Estaba trabajando en una obra de teatro y pensaba que en alguna trastienda mental debía estar incubándose una novela.

Este personaje es, por supuesto, Jack Torrance, que en la novela (y en versión fílmica de Stanley Kubrick) es un personaje sumamente problemático: un protagonista que se convierte en un monstruo y termina intentando asesinar a su propia familia. Las razones y el proceso por los que esto sucede son diferentes para King y para Kubrick, y dan para una discusión de lo más interesante sobre las diferencias entre literatura y cine… que podemos dejar para otra ocasión.
De Torrance se dice también (esto sucede mucho antes de que comiencen sus tribulaciones y los sucesos verdaderamente terroríficos de la historia) que

Cuando finalmente se graduó, consiguió el trabajo en Stovington, sobre todo gracias a la fuerza de sus relatos, de los cuales por entonces llevaba ya publicados cuatro, uno de ellos en Esquire. Ése era un día que Wendy recordaba con mucha claridad; le harían falta más de tres años para olvidarlo. Ella estuvo a punto de tirar el sobre, pensando que era un ofrecimiento de suscripción, pero al abrirlo se encontró con que Esquire quería publicar a comienzos del año siguiente el cuento de Jack «Los agujeros negros».

Dos docenas de cuentos dan para un libro. Y Esquire, en la época en que está escrita la novela, no era solamente una revista de actualidad (como la que circula ahora) sino también un espacio de prestigio literario en el que se publicaban cuentos de gran calidad. Es decir, Jack Torrance no carecía de talento.
¿Cómo hubiera sido la colección de los Cuentos completos de Jack Torrance? La propuesta: escriban el índice del libro y una breve sinopsis de cada cuento. Sólo se tiene para empezar el título de uno de los textos: “Los agujeros negros”; el resto puede decidirlo quien desee participar.
En el fondo, por supuesto, el ejercicio es crear la personalidad de escritor de Torrance por medio de sus cuentos y de lo poco o mucho que se sabe de él. Y el truco es evitar la salida obvia, e inverosímil, de hacer referencia en los textos a los sucesos de El resplandor. Torrance no podía saber, cuando escribía, que era personaje de una novela (o una película) de terror. ¿De qué otra cosa podrían haber tratado sus historias?
Los comentarios de esta nota quedan abiertos para quien desee imaginar cómo eran los cuentos de este autor malogrado.

* * *

Un paréntesis. Pensando en la palabra sinopsis, una recomendación para quienes hacen ejercicios o presentan proyectos narrativos: cuando se les pide sinopsis o argumento en vez de una historia completamente desarrollada, lo más probable es que la persona (el profesor, el productor, el editor) desee el resumen completo de la trama, de principio a fin, y no una “sinopsis” como las que se encuentran en la contraportada de un libro o la parte de atrás de la caja de un DVD, que sólo esbozan el comienzo de la historia y terminan en generalidades. De nada sirve decir que una historia todavía por escribir será “apasionante”, que tendrá “acción” ni nada parecido, y la confusión es común en la actualidad.

* * *

Ahora, aunque no sirve de nada para el ejercicio, el avance de cine de El resplandor:

24 Comments

  1. Bitacoras.com 06/01/2011 en 1:49 pm - Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: He aquí el primer juego literario del año. En El resplandor, una novela de Stephen King, se dice de un personaje que En Stovington había sido una pequeña luminaria, un escritor norteamericano en gradual florecimiento, quizá, …..

  2. Gustavo Martínez gonzález 06/01/2011 en 5:55 pm - Responder

    Cómo me inscribo?

    • Alberto 06/01/2011 en 7:44 pm - Responder

      Para inscribirte en el taller no tienes más que ir a la sede y cubrir el costo mensual. Todos los datos están en la nota sobre el taller.

      (Ah, y lo de la moderación de comentarios es que, cuando se publica por vez primera desde cierto correo electrónico o dirección IP, el comentario se retiene hasta que lo reviso. Con esto se evita a los robots que ponen comentarios de manera automática…)

      Saludos y gracias.

  3. Gustavo Martínez gonzález 06/01/2011 en 6:09 pm - Responder

    Los agujeros negros y once historias por Jack Torrance
    1.-así se vivió el eclipse en Vermont. 2.- el cascanueces una vez
    más? 3.- bailaban y giraban. 4.- solía tirar piedras contra su
    ventana. 5.- los agujeros negros. 6.- una noche luminosa. 7.- las
    calcetas enjoyadas de rocío. 8.- madre blanca, teta negra. 9.-
    veloz es la sombra… 10.- el valle encantado de Tepoztlán. 11.-
    malhumor. 12.- balada del fin del mundo.   Torrance era un
    escritor introspectivo, de episodios aparentemente chatos, pero en
    cuyo discurrir se escondía el poder de observación de un calígrafo.
    Este libro, por ser una colección de relatos sueltos, tiene la
    virtud de representar un lapso largo en el desarrollo espiritual de
    su pluma.

    • Alberto 06/01/2011 en 7:46 pm - Responder

      Gracias por este resumen de los cuentos de Torrance… Saludos.

  4. Gustavo Martínez gonzález 07/01/2011 en 12:36 am - Responder

    1.-así se vivió el eclipse en Vermont.

    La protagonista, incomprendida por los adultos que la rodean y la tutelan, aguarda con ansiedad el eclipse total de Luna del año Xxx, acontecimiento que espera porque su abuelo, en el lecho de muerte, le ha garantizado será la noche memorable de su vida. Hace todos los arreglos para salir por la madrugada rumbo al pequeño Cerro donde los nativos aún adoran a las fuerzas de la naturaleza, sin ser cuestionada. Lo logra, atestigua el deslizamiento gradual de la silueta del sol que bloquea la luz de Luna y en el momento culminante del evento cósmico, es violada por el shaman de la reservación.

  5. Gustavo Martínez gonzález 07/01/2011 en 12:38 am - Responder

    And zoo on.

  6. Gustavo Martínez gonzález 07/01/2011 en 12:40 am - Responder

    Tengo varias escenas favoritas de the shining, quizá la mas a la mano es cuando Jackson nicholson torrance explica haber fracturado el bracito de su vástago:

    “un pequeño descontrol neuromuscular”.

  7. […] This post was mentioned on Twitter by Alberto Chimal,
    amg 2010, Círculo Lectura Roma and others. Círculo Lectura Roma
    said: Cuentos completos de Jack Torrance: He aquí el primer juego
    literario del año. En El resplandor, una novela de S…
    http://bit.ly/dLAkpW […]

  8. Fernando 07/01/2011 en 9:26 pm - Responder

    1. Los agujeros negros
    2. Un millón de millas
    3. Café supernova
    4. Play on, play back
    5. Nieve roja
    6. 9 de julio

    No se me ocurren más títulos, pero creo que de vivir en esta época, sería fan de Band of Horses.

    Creo que este ejercicio es muy útil: obliga crear un personaje e incluso cuando es a partir de una base, deja ver cuan complicada es la tarea.

  9. Milton Rodrí 09/01/2011 en 11:02 pm - Responder

    ¡Saludos a todos! Sólo se me han ocurrido 4 títulos, ya se me ocurrirán los demás.¡Que dificil es!
    Aquí dejo mi ejercicio pues.

    1.Los agujeros negros: En un pueblo de Kentucky hay una extraña proliferación de topos. Jeff un niño que vive con su padre empieza a usar los agujeros de los animales para enterrar sus juguetes y fotos de su madre muerta. Un día su padre sale en busca de los roedores, pues están arruinando su siembra, y deja veneno en cada uno de los agujeros, Jeff que seguía enterrando cosas en los agujeros sin que su padre supiera, muere envenenado en el campo cuando vestía un elegante traje perteneciente a su progenitor.

    2.Habla Interestelar: Un astrónomo llamado Brian Wright pierde el conocimiento un día de verano a orillas de un río mientras pesca. Al despertar en la noche comienza su regreso a casa, en el camino voltea al cielo mira las estrellas y se da cuenta de que no recuerda los nombres de las constelaciones, cómo va pasando el tiempo las figuras estelares se le vuelven desconocidas y decide asignarles otros nombres. Cuando llega a casa ve uno de sus mapas de constelaciones y lo hace arder en la estufa. En lo que queda de noche hace apuntes y dibujos sobre sus nuevas constelaciones. Al amanecer está muerto por un derrame cerebral junto a una nota que dice: hay una constelación enorme que engloba a las demás, pero también a mí, a las plantas, al río…a todo y la pude ver por 1, 2 segundos…no tiene nombre.

    3.Molly: La idea de ser mamá se le mete en la cabeza a Molly a sus 7 años de edad en una tarde de esas que pasaba sola frente al televisor sin parpadear. Luego corre al patio y besa a Franklin el jardinero: se da por embarazada. Pasa meses convencida de su embarazo, de pronto empieza a sangrar de la vagina. Se queda largo tiempo sin decir nada en su habitación, luego va hacia al botiquín del baño, toma una pastilla y se la mete por la vagina, pues cree que el bebé ha enfermado.

    4.Seconds: Cab Calloway, fue músico; ahora es el viejo decrépito del vecindario, en una ocasión tres niños tocan su timbre y se dan a la fuga. El viejo sale y les alcanza a ver doblando en la esquina, y de pronto se le viene a la mente una nueva canción, en años no había compuesto nada. A la siguiente vez en cuanto los mismos niños llaman al timbre, una balada country sale potente de casa de Thomas, los niños se quedan escuchándola; la canción acaba y el locutor de radio interviene: ese fue Cab Calloway con Seconds, primer lugar de nuestro ranking. El estribillo aún seguía sonando en los oídos de los tres niños:

    Ding dong ding dang
    ¿Creíste que me iba a enojar?
    En segundos me diste la fama
    Ding dong ding dang
    Tocaste las puertas de mi corazón.

  10. Santiago 13/01/2011 en 12:21 am - Responder

    Antes, una nota sobre el diseño (Bueno, no; antes, un saludo y buenos deseos para el año: ¡Hola, Alberto! Buen año): los comentarios están muy escondidos con tantas etiquetas, dales un espacio más propio porque cuesta encontrarlos.

    Ahora el juego:

    Al fin del mes lunar, de Jack Torrance (cuentos escogidos):

    La madurez (Coming of age): Una joven de clase alta de Miami parte a estudiar a París, pero la vemos sólo después, cuando ha regresado. No encaja en su sociedad, y la gente, cada vez más, la rechaza (o abusan de ella, porque es, de verdad, preciosa). Tiene un pretendiente, apodado Bull, que es el único que la respeta y la quiere de verdad, pero es muy tosco, para ella y su familia. Ella no sabe qué hacer así que aborda un yate y se va a Cayo Hueso. En el camino, recapitula su vida en París, nos enteramos de su viejo amor platónico (un veterano de la 2ª Guerra que tenía una panadería en el Faubourg Saint Denis, mutilado) y de cómo ella quisiera regresar con él, pero sabe que es imposible y que tiene que hacer una vida con lo que hay. Aunque Bull le disgusta tanto y la clase alta de Miami le parece provinciana. Piensa en mudarse a Nueva York, al menos. El final queda abierto, ella se broncea en la proa.

    Al fin del mes lunar: Jack sale de Omaha a los 17 años, a buscarse la vida y las aventuras en Chicago. Trabaja en un restorán, trabaja en una pescadería, trabaja en un periódico, trabaja en aduanas. En un club de jazz donde tocan músicos recién emigrados del sur conoce a Tally. Se enamoran. Se juntan. Jack quiere conseguir un trabajo que los mantenga, pero no puede. desesperado, decide ir a Omaha a pedir un préstamo a su tío. Sale con la luna nueva, y promete volver antes de que se acabe el mes lunar, en un arrebato de romanticismo. Se cumple el plazo y Jack no vuelve. sutilmente, se da a entender que Tally no menstruó ese mes.

    Los agujeros negros: un astrofísico prometedor se gradúa de la UC Berkeley con honores y una esposa antropóloga. Consigue trabajo en el laboratorio de Los Alamos, Arizona, con la crema y nata de los físicos estadounidenses. El título hace referencia tanto a los entes cosmológicos que estudia, como a la distancia que se crea en su matrimonio, mientras su esposa se aburre como nunca y él se entusiasma más y más. Ella se va, al final, con un motociclista que va en camino al concierto de Monterey. El título, entonces, también alude a la distancia que se va mostrando entre la cultura universitaria tradicional y la contracultura de los sesenta. (Pero eso sólo lo nota un crítico estructuralista francés, muchos años más tarde).

    …Y otros quince relatos más del escritor favorito de América!

    (sigo mañana, me entró el sueño)

  11. Alberto 13/01/2011 en 9:07 am - Responder

    Creo que deberían escribir los cuentos de Jack Torrance, porque van muy interesantes…
    Ya revisé el detalle que me comentaste, Santiago. Creo que el enlace se ve mejor ahora.
    Saludos y gracias.

  12. El Vato Márquez 21/01/2011 en 1:59 am - Responder

    Antes que nada, una felicitación y un agradecimiento por el espacio de ejercicios que se nos ofrece en esta sección lo mismo que en los concursos. Aquí dejo unos posibles títulos, luego voy subiendo las sinopsis.

    1. Los agujeros negros
    2. Cristo en el desierto
    3. La máquina salvaje
    4. Los perros viejos mueren lento
    5. Pocas palabras
    6. Al otro lado del pacífico
    7. Un mal año para la lujuria
    8. Los herederos del corazón púrpura
    9. A lo largo de toda la Unión
    10. Hasta el último pedazo
    11. Caídos
    12. Por esos buenos momentos

  13. Alberto 24/01/2011 en 1:09 pm - Responder

    Quedo al pendiente de esas sinopsis, Vato. Gracias.

  14. El Vato Márquez 25/01/2011 en 1:28 pm - Responder

    Algo larga para ser una sinopsis para aquí está:

    1. Los Agujeros Negros: Ethan es un prometedor estudiante de física, se encuentra becado en la universidad y destaca entre todos sus compañeros por su inteligencia. Cierto día se confronta con el profesor más reconocido del colegio en el tema de los agujeros negros. Según Ethan, su existencia echa por tierra el desarrollo de la física y las ciencias en los últimos siglos, el profesor desestima la posibilidad, y lo ridiculiza frente a toda la clase. Ethan empieza a obsesionarse; dedica cada vez más tiempo al problema de los agujeros negros, pronto no tiene otro interés. Enfrenta al profesor algunas veces más, cada vez en un tono más disparatado. El profesor termina por expulsarlo de su clase; la última vez que Ethan es visto, su aspecto es el de un maniaco. Lo más terrible son sus enormes ojeras. Ethan ya no sale de su habitación, lleva días sin comer, está cerca de comprobar todas sus teorías, ha abandonado los libros y los cálculos, ahora pasa horas observando el reflejo de sus ojos en el espejo, hay algo detrás de esos ojos negros, algo infinito, por fin se decide y toma una navaja.

  15. El Vato Márquez 25/01/2011 en 2:05 pm - Responder

    2. Cristo en el desierto: Mark recorre los estados de California, Nevada y Arizona vendiendo biblias en los moteles de la zona. Una vez se encuentra en pleno desierto a mediodía cuando su auto queda tirado a medio camino. Mark espera que pase alguien, pero al fin decide caminar 10 millas hacia la última gasolinera. Al momento de partir, carga con su maletín lleno de biblias, pero no ha caminado 30 minutos cuando no puede más con él. Piensa en esconderlo entre los arbustos pero hay algo en la palabra de dios que le inspira temor. Se siente estúpido por eso. Sigue caminando con el sol en todo lo alto y su pesado maletín a cuestas. Mientras avanza piensa en la clase de fracasado en que se ha convertido, de un hotelucho a otro vendiendo biblias. Recuerda su juventud como poeta callejero en Los Angeles, algo dentro de él se rompe y arroja el maletín con enojo a un lado del camino. Piensa salir de esta, renunciar, y volver a los Angeles para escribir una novela. Al llegar a la gasolinera el encargado se ofrece a llevarlo en su camioneta. Mark pide detenerse ahí donde arrojó el maletín. Se está agachando a tomarlo cuando una víbora de cascabel salta y lo muerde justo en el cuello.

  16. El Vato Márquez 25/01/2011 en 2:44 pm - Responder

    3. La Máquina Salvaje: Robert, o mejor dicho Bob, es un muchacho de 17 años, vive en un pueblo en Wyoming, es el menor de cinco hermanos, todos vaqueros, hijos de uno de los mejores vaqueros de la región, hijo de otro gran vaquero, cuyo padre fue muy probablemente otro vaquero. Hay algo raro en Bob, algunos dicen que está medio loco, otros que simplemente es retardado. A Bob no parecen interesarle los caballos, ni el ganado, ni las mujeres. A Bob le gustan los libros, una vez fue a Cheyenne, y ¿qué compró? una par de libros con mapas, dibujos y todo. A partir de entonces estuvo trabajando fuerte para juntar dinero. Cuando volvió a ir a la ciudad tenía suficiente dinero como para comprar tres o quizá cuatro libros, pero halló algo mucho mejor. Una máquina de escribir, gastó todos sus ahorros en aquella vieja máquina de color café, y aún convenció a su mamá de que le comprará un paquete de hojas. El camino de regreso fue el más largo en la vida de Bob, al llegar a casa sacó la máquina y empezó a teclear con dos dedos. Pronto Bob sufrió una terrible desilusión al descubrir que había algo mal con la máquina, esta simplemente no lo obedecía. Las tipos brincaban a su antojo, y los espacios se disparaban de repente. Bob se sintió tan triste que pensó en arrumbar la máquina en el viejo granero, y lo hubiera hecho, de no ser por su padre, que lo convenció de estar tratando con una máquina salvaje, todo lo que necesitaba era un poco del viejo talento familiar.

  17. El Vato Márquez 25/01/2011 en 3:14 pm - Responder

    4. Los perros viejos mueren lento: Jeff “dead eye” Stanton y Mike “tusk” O’donell son dos reliquias vivientes. En 1960 son los dos últimos sobreviventes de una generación de matones y pistoleros que se ha extinguido. En su pueblo de Texas pasan los días cada uno en una diferente cantina. Dead eye tiene su grupo de fieles, lo mismo que el Tusk. Ambos se dedican a contar anécdotas del tiempo en que eran foragidos, las han contado cientos de veces pero igual la gente sigue escuchándolos. Todos conocen la rivalidad entre los dos viejos, se odian porque son los últimos que quedan. Seguido alguno de ellos sugiere que matará al otro, y los hombres se divierten llevando y trayendo amenazas. Todas las tardes al salir de sus respectivas cantinas se miran de reojo, maldicen entredientes, y se llevan la mano a donde en otro tiempo estaba su pistola. Así casi todos los días durante décadas. Una tarde de enero, alguien entra a la cantina diciendo que el Tusk acababa de morir, Dead Eye escupe al suelo y maldice, pero al voltear, un niño ve cuando sale una lagrima de su único ojo. A los pocos días, Dead Eye también cae enfermo y muere.

  18. sol 28/01/2011 en 6:23 pm - Responder

    Hola , Alberto. ¿ cómo estas ? .
    oye , tengo la duda de saber si existe la diferencia entre el escritor autodidacta al escritor que asiste a la universidad para formarse dentro de una licenciatura en letras . Tú crees que se pueda ser un buen escritor solo asistiendo a talleres ó el no estar en alguna institución te crea una cierta desventaja .
    un saludos desde la bella airosa .

  19. El Vato Márquez 30/01/2011 en 5:04 am - Responder

    Hola Sol,
    perdón por ser un entrometido,
    de alguna forma me siento en deuda con esta sección por no haber subido el resto de las sinopsis que había prometido, y curiosamente también me llamo Alberto,

    que quede claro,
    no ofrezco una respuesta,
    sólo es una opinión,

    según cómo lo veo, el escritor es antes que nada un creador, y un creador se nutre de su intuición. Claro, se trata del lenguaje, y el lenguaje tiene sus reglas, pero estas son en verdad simples. No creo que debas tomar un año entero de gramática y lexicología para saber que las palabras resultan más claras si las pones de un modo, y no de otro. Es algo que sientes. SENTIR, no como algo cursi y metafísico, sino como un ejercicio de honestidad, algo que va más allá de la inteligencia y del conjunto de reglas que te han enseñado. CLARO, las reglas ayudan, pero al mismo tiempo limitan.

    Hay tipos que han pasado su vida en la academia, estudiando, analizando,
    pensando, y sólo son buenos para eso, para pensar y analizar, tal vez identifiquen lo que es en verdad bueno, pero resultan incapaces de crear por su propia cuenta, y es que a fin de cuentas nadie te enseña a crear, crear es un riesgo mortal, lo tomas sin necesidad de haber asistido a cursos especiales sobre “cómo arriesgarte mortalmente”.

    Pero bueno, tampoco me hagas mucho caso, llevo poco en el negocio, y tal vez no sé de lo que hablo. ¿Tú que piensas? Ojalá estés bien. Mucha Suerte.

  20. Alberto 31/01/2011 en 12:36 pm - Responder

    Hola, Sol, Vato. Creo que voy a comentar la cuestión en nota aparte aquí mismo. Estén pendientes. Saludos y gracias.

  21. sol 01/02/2011 en 11:32 pm - Responder

    hola , Vato .
    muchas gracias por dar esa opiniòn creeme de alguna manera pienso un tanto parecido a ti ,me gusto lo de cursos de “como arriesgarte mortalmente ” , pero normalmente llega a mi esa pequeña duda sobre las instituciones y lo que implica estar en ellas , un abrazo y un saludo cordial .
    alberto espero tu comentario ante esta cuestiòn . saludos y gracias .

  22. […] Sol: (…) tengo la duda de saber si existe la diferencia entre el escritor autodidacta al escritor que asiste a la universidad para formarse dentro de una licenciatura en letras . Tú crees que se pueda ser un buen escritor solo asistiendo a talleres ó el no estar en alguna institución te crea una cierta desventaja. […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.