Aviso: de manera un poco imprevista (pero con gusto), estaré involucrado en cuatro presentaciones durante la FIL de Guadalajara. Los datos son los siguientes por si quieren y pueden asistir:

1. La presentación de mi novela Los esclavos, que será una charla con Bernardo Fernández (Bef), sigue firme para este domingo (29 de noviembre), a las 19:00 horas, en el salón Agustín Yáñez.

* * *

Caza de Letras 2009

2. Casi al mismo tiempo, empezando a las 19:30, en el salón Antonio Alatorre (a dos puertas de distancia), será la premiación del concurso virtual Caza de Letras (en su tercera vuelta) y la presentación de la novela No tengo tiempo, de Arturo Vallejo, ganadora de la segunda edición del concurso el año pasado. Yo estaré en la segunda parte de este evento, saliendo de Los esclavos. Sé que suena un poco raro, pero (aunque los horarios quedaron ligeramente superpuestos) no podía dejar de estar aunque fuera brevemente: el libro de Arturo es muy bueno y además se anunciará la publicación del nuevo ganador: el chileno Benjamín Labatut. Si se animan, entre ésta y la anterior tendrán dos presentaciones casi simultáneas por el mismo boleto.

* * *

Interrupciones

3. Al día siguiente, el lunes 30, presentaré –de nuevo con Bef– el libro I nte rrupciones de Pepe Rojo, primera publicación de la editorial tijuanense Nortestación, en el salón A del área internacional de la Feria a las 20:00 horas. Pepe ha aparecido en un par de notas recientes en esta bitácora; este libro suyo es el primero después de algunos años y se agrega a una bibliografía que debería ser más extensa (y tal vez lo será: esperemos).

* * *

La ira del filósofo

4. Por último, el martes primero de diciembre, a las 18:00 horas en el salón B del área internacional, se presentará la novela La ira del filósofo de Eduardo Parra Ramírez, ganador del Premio Juan Rulfo de primera novela el año pasado. No estaré presente físicamente pero dejaré un texto con mis comentarios, que acompañarán los de Marcial Fernández. La novela es realmente muy interesante y, desde luego, no necesita lo que yo pueda decir, como verán si la leen…

Dicho está. Saludos y hasta luego.